Costumbres en Indonesia

La población de Indonesia asciende a unos 245 millones de habitantes aproximadamente. Un 60% de ellos viven en Java y en su mayoría son de origen malayo. Existen numerosos agrupamientos tribales diferentes repartidos por el archipiélago. La cultura indonesia es muy distinta a la nuestra; lo que para nosotros puede parecer correcto para ellos puede ser inadecuado.

En Indonesia, correspondiendo a la pluralidad de pueblos, influencias culturales y condiciones geográficas, ha habido un desarrollo de magnitud incalculable en el ámbito de los usos y costumbres . Respecto a la vida en la ciudad, las tradiciones se han entremezclado y se hallan en su mayoría ahora bajo el influjo occidental. Sin embargo, en el mundo rural se conservan todavía muchas de sus costumbres.

En el campo la vida cotidiana está determinada sobre todo por dos factores: el “adat” o derecho consuetudinario y el arroz. Se entiende por “adat” los hábitos , reglas , costumbres y conceptos legales que han prevalecido desde fechas lejanas en las relaciones humanas de los indonesios . Todo está relacionado con el “adat” y atentar contra él significa quedar excluido de la comunidad o lo que es lo mismo, ser expulsado de la aldea, estirpe o familia, que es para los indonesios el fundamento de su vida.

La gran familia tradicional representa para cada miembro una especie de seguridad social en la enfermedad y la vejez. De ahí que numerosas celebraciones familiares , como un nacimiento , una boda o un fallecimiento fortalezcan los lazos familiares. La familia es para los indonesios lo más importante, por tanto, quien sea excluido de esa comunidad perderá todos sus contactos sociales , convirtiéndose en un marginado.

Por otra parte, resulta interesante saber que el ritmo de la vida de muchos pueblos está determinado por la abundancia o escasez del arroz, de ahí que las esperanzas que están puestas en una buena cosecha y el agradecimiento cuando ésta llega, se reflejen y se expresen con diversas ceremonias , muchas de ellas de carácter religioso.

Al margen de estas antiguas tradiciones, propias de la vida rural de algunas aldeas recónditas, hay que destacar que en Indonesia debido a esa pluralidad de pueblos y a la existencia de diferentes raíces culturales, hay que tener en cuenta que los usos y las costumbres y, por tanto, las forma de comportarse son diferentes en uno u otro pueblo o isla .

Por ejemplo en la isla de Bali y más concretamente en el centro turístico de Kuta , la cultura más extravagante se tolera e incluso se considera divertida. Sin embargo , esta forma de comportamiento es toda una excepción y no suele estar bien visto en otras regiones de la isla. Como en cualquier otro país asiático, el aspecto externo reviste suma importancia. El extranjero es juzgado por su atuendo. Cuando se acuda a una oficina pública es recomendable llevar ropa y calzado apropiado, al igual que cuando se visitan templos o Palacio Reales, donde no está bien visto ir vestido descuidadamente o con poca ropa (cubrirse piernas y hombros).

La religión forma parte de la vida de los locales y es recomendable ser respetuoso cuando se visita un templo o lugar sagrado. Si desea entrar en uno de ellos no le bastará con vestirse adecuadamente, sino que además, deberá llevar una batik o un chal alrededor de la cintura y dedicar al templo el mismo respeto que le muestran los locales.

Tanto en los templos como fuera de ellos, hay que recordar que una de las peores cosas que se pueden hacer es ponerse a un nivel más alto que los ancianos de la aldea, o que un sacerdote en una ceremonia. La cabeza es una parte sagrada y no se debe tocar. Por otro lado, la mano derecha es la que se utiliza para comer, así como para dar o recibir alguna cosa (no usar la izquierda). No deben apuntarse/señalarse cosas con los pies, ni señalar con el dedo índice extendido. Si le invitan a visitar una casa, deberá descalzarse en la entrada; costumbre poco difundida en los países occidentales.

A pesar de que todas estas costumbres y tradiciones pueden resultar de algún modo extrañas para el visitante, los indonesios figuran con razón entre las gentes más amigables del planeta . Los indonesios son acogedores, curiosos y sienten placer por la conversación; no resulta difícil desenvolverse en este exótico mundo. Siempre encontrará un indonesio sonriente, dispuesto a ayudarle y a comunicarse con usted, aunque no entienda el idioma.

En definitiva , si tuviéramos que definir a los indonesios , podemos decir que es uno de los pueblos más hospitalarios, afectuosos y sinceros del mundo.

Lectura recomendada:

Guías recomendadas: